Su hermano mayor lo apodó “Fino” durante la infancia y nadie más volvió a nombrarlo por su verdadero nombre. Desde entonces, muchas cosas en su historia se armaron con esa lógica: poco se sabe acerca de su edad, su secreto para estar alegre y la pasión sostenida después de tanta experiencia. Fotografió a personas muy famosas, almorzó con Mirtha Legrand (historia interesante para repasar) y se enamoró de rostros que jamás volvió a ver. Así es nuestro entrevistado: una mezcla de artista con periodista, que sostiene con humildad el premio Jerónimo Luis De Cabrera 2019.

 

¿Cómo es que no sabemos tu nombre registrado en el DNI?

La verdad es que no hace falta saberlo, desde chico que soy Fino. He viajado con tickets de avión reservados a nombre de Fino y hasta he cobrado cheques de esa forma. ¡Es más! El premio Jerónimo Luis De Cabrera que me dieron este año también dice “Fino Pizarro”.

¿Pensaste en cambiarte legalmente el nombre?

No lo pensé porque no hace falta. Incluso funciona como una fantasía que me gusta sostener.

Con tu edad pasa lo mismo, ¿Son pensados esos “secretismos”?

Supongo que surgieron pero que no me definen. Siento que lo que importa verdaderamente tiene relación con mis valores e influencias. Tuve una niñez hermosa, con padres que estuvieron toda mi vida juntos y a los cuales jamás registré peleando. El trato y los valores que me dieron me dieron fortaleza.

¿Cuáles son esos valores?

La verdad y el respeto. Puede decirte que soy un tonto pero jamás que soy un estafador o una mala persona. No soy perfecto pero sí una buena persona.

¿Es la esencia que valoran de vos en el entorno?

Siempre me manejé con respeto y, si bien en mi entorno laboral me reconoce por mi experiencia, jamás me manejé con soberbia.

Cuando fotografías momentos, ¿Buscás transmitir sensaciones?

Intento transmitir información porque trabajo en medios de comunicación. Sin embargo, además de esa noticia (requerida por el editor) busco alguna imagen diferente, que cuente otra cosa.

¿Entonces sos más ilustrador que reportero?

Estoy un limbo entre reportero y artista. Me considero un fotógrafo ilustrador, más artista que un reportero gráfico pero siempre periodista en el oficio. Igualmente, estoy más allá de las etiquetas.

¿Cómo procesaste cada cambio tecnológico y de estilo en tu oficio?

Por suerte no me costó tanto porque la verdad es que pasé por todo: desde las foto blanco y negro, pasando por la foto color analógica, la digital, la procesada y la era “hipertecnologizada”. Lo único que me costó fue la computadora pero hice un curso para aprender. Eso explica mi éxito: me actualizo de manera constante.

¿Te actualizás por gusto o por necesidad?

Es mi trabajo y, si no me digitalizaba, quedaba al margen. Si me preguntás, hay fotos que las prefiero en blanco y negro pero me adapto a los medios.

¿Qué etapa recordás con alto perfil?

Hice muchas temporadas de verano y he ido a comer con famosos de la atura de Mirtha Legrand… puedo decir que “almorcé Con Mirtha Legrand” porque fuimos a comer juntos a un restaurante (risas). Le caía simpático a los famosos y eso me llevaba a codearme con ellos.

¿Te “la creíste” en algún momento?

¡No! Esto es muy pasajero, y nadie recuerda lo que hice hace más de dos meses.  Sencillamente, soy un trabajador.

Volviendo al inicio: ¿Recordás cuál fue tu primera foto?
Mi primera foto profesional fue a los 20 años. Recuerdo que fueron fotografías pedidas para una producción de moda.

¿Cuál es tu sueño?

Poder seguir trabajando. Ya pasé la edad en la que podía jubilarme e igualmente quiero seguir en el oficio, sobre todo porque me siento útil. Además, siempre tengo proyectos porque para mí la edad es una actitud.

¿Cuál es tu próximo proyecto?

Editar un libro. Ojalá lo logre.

Fuiste elegido como figura cordobesa, ¿Pensaste alguna vez en irte?

He pensado en hacerlo muchas veces, inclusive para estudiar. Se que con mi trayectoria tendría el triple de lo que tengo en otras partes del mundo. Pero me gusta Córdoba.

 

PASTILLA
El Jerónimo de Fino

Este año, Fino fue una de las 14 figuras resaltadas en Córdoba. La primera persona que se enteró del premio fue su esposa, pero sus amigos lo festejaron con alegría: “Sentí mucho cariño y han hecho muy feliz. Mi discurso fue de puro agradecimiento, empezando por mi amigo Crist (dibujante) que me acercó a los medios”.

“Siempre tengo proyectos porque para mí la edad es una actitud”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here