Mónica Carillo
Editorial Planeta

Carillo propone un relato que ingresa en lo existencial de la vida, a partir de un hecho trágico: un accidente de coche pone en riesgo de muerte a Malena, a quien se le aparecen todas las palabras que le quedaron sin decir. Así, en un repaso profundo, este personaje recuerda que manifestó algunas palabras de amor, de perdón, de amistad y de reconocimiento. “Yo me quedé tanto tiempo empapada, sin paraguas, sin consuelo que cuando dejó de diluviar me quedé inmóvil. Y continué en aquel mismo lugar imaginando que seguía cayendo, que me seguía calando hasta los huesos, cuando ya lo único que quedaba era un pequeño charco en el que continuar chapoteando. Pero era tu charco, Mario, y el mío. El nuestro, pensaba yo”, dice el texto. Algo que transita junto al raro personaje de una perrita que divierte y encauza el destino de Malena.

Te invitamos entonces a pensar en los amores (todos) y a comunicar los sentimientos siempre que podamos… sin esperar que nos sucedan tragedias para hacerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here