Una interferencia temporal hace que Vera salve a un niño que vivió en su casa 25 años antes. Sin embargo, este acontecimiento provoca una reacción en cadena y una realidad en la que la hija de Vera no ha nacido y tampoco conoce a su marido. Vera vivirá una situación contrarreloj en la que en deberá encontrar qué ha cambiado y en qué punto ha cambiado su vida, que hasta ahora ha sido un espejismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here